Austria

Novela y poesía

Universalidad y preocupación por el análisis psicológico se funden en las biografías de Stefan Zweig. Entre ellas se encuentran Erasmus von Rotterdam (1934), María Stuart (1935) y Marie Antoinette (1932). Sus novelas también se sumergen en las profundidades de las aberraciones emocionales, como ocurre en Amok (1922), Verwirrung der Gefühle (Confusión de sentimientos, 1926) y Ungeduld des Herzen (Impaciencia del corazón, 1938). En la poesía de Anton Wildgans y de Georg Trakl y en el teatro de Franz Theodor Czokor es evidente la intensidad del estilo expresionista.

De los novelistas austriacos del siglo XX, Hermann Broch es el más cercano a James Joyce, como lo fue Schnitzler en teatro. Su Der Tod des Vergil (La muerte de Virgilio, 1945) utiliza el monólogo interior para expresar la desazón del poeta romano ante las discrepancias entre arte y verdad. Robert Musil escribió la monumental novela inacabada Der Mann ohne Eigenschaften (El hombre sin atributos, 1931-1943), en la que indaga en la posibilidad de la libertad humana, emancipada de prejuicios y costumbres. El análisis social se encuentra también en las voluminosas novelas de Heimito von Doderer, Ein Mord, den jeder begeht (Un asesinato que comete cualquiera, 1938) y Die Dämonen (Los demonios, 1956). Doderer, influido por el novelista ruso Fiódor Dostoievski y el escritor francés Marcel Proust, utiliza un entramado de relaciones humanas para dar sustancia y estructura a sus novelas sobre la vida vienesa después de la I Guerra Mundial. Doderer fue probablemente la figura más destacada de la literatura austriaca después de la II Guerra Mundial.

Entre los escritores posteriores, Fritz Hochwälder alcanzó renombre en Europa con dramas históricos cuidadosamente estructurados, como Das heilige Experiment (El santo experimento, 1941). Ilse Aichinger, una escritora de novelas cortas, e Ingeborg Bachmann, poetisa, han sido ampliamente leídas. Uno de los versátiles autores más jóvenes es Peter Handke, cuya obra teatral Kaspar (1969), basada en la leyenda de Kaspar Hauser, ha sido muy representada. Su novela sobre la alienación extrema, Die linkshändige Frau (La mujer zurda, 1976), fue llevada al cine más tarde.

En octubre del 2004 le otorgan a la escritora Elfriede Jelinek el Premio Nobel de Literatura, por su obra premiada "La pianista", la cual se reflexiona en torno del destino que tienen las mujeres, de someterse o rebelarse. El escritor austriaco Robert Schindel definió a Jelinek como “grandiosa y brillante literata”, y agregó que será útil también para el sector de la población de su país crítica.

| arriba | regresar |