| Programa general | Instituto Cultural Cabañas | Exposiciones |

Exposición

Protagonista del Arte Moderno en México (1939-1959)
Presencia de Wolfgang Paalen

Lunes 9 de mayo, Salas del Instituto Cultural Cabañas
Hora: 20:30 Hrs.

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES
Museo Franz Mayer

Fundación Wolfgang e Isabel Paalen A.C.

Wolfgang Paalen

Wolfgang Paalen, nacido el 22 de julio de 1905 en Viena, se quitó la vida el 24 de septiembre de 1959 en Texco, Guerrero, México. Registra prácticamente todos los desasosiegos de las corrientes asrtísticas del siglo XX. Realizó objetos, esculturas, pinturas, grabados, dibujos y se le atribuye la invención del fumage (pintura y dibujo con humo de una vela). Se conocen hoy en día alrededor de 450 piezas creadas por él, los más importantes se conservan en los museos de arte moderno más conociods en París, Londres, Estocolmo, Viena, New York y naturalmente en el Museo Carrillo Gil y recientemente en el Franz Mayer de la Ciudad de México.

Su obra a caballo entre la espiritualidad germánica y el formalismo latino, es una ecrucijada: se puede ver a Paalen como la última personalidad de aquella Viena que produjo entre otros a Gustav Mahler y a Robert Musil; también se le puede entender como el miembro más joven del grupo surrealista encabezado por André Breton -de hecho, su obra guarda cuerto parentesco con la de Max Ernst, Joan Miró, Wilfredo Lam, Roberto Matta, Remedios Varo, Gunther Gerzso y Leonora Carrington-; por otro lado, no sería inexacto clasificarlo como uno de los precursores -con el propio Max Ernst y David Alfaro Siquieros, entre otros- del expressionismo abstracto neoyorquino y sobre todo por sus amistad y su influencia sobre Robert Motherwell. Paalen, por los demás, conocío el fin del gran periodo de las „vanguardias“ y su última obra realizada en México (1954-1959), sin duda, forma parte de lo obra mas interesante a descubrir.

Cronología abreviada

1922 Wolfgang Paalen estudia con Leo von König, el conocido pintor seceionista de Berlín.

1925 Su primera exposición de grupo en la Secesión de Berlin, Alemania. Sobre todo le impresionan a Paalen la obra de otro austriaco, de Oskar Kokoschka. Paalen toma la decisión de ir a París.

1926 Participa en la exposoción de la galería Figuet en París y regresa a Munich, Alemania para estudiar con Hans Hofmann, el famoso pintor del Expressionismo Abstracto.

1929 Exposición de grupo el el Salón de Surindépendants en París.

1933 Exposición de grupo en la Galería Bonjean, en París.

1934 Primea exposición individual en la Galería Vignon, en París; aqui conoce a Paul Éluard y a Max Ernst.

1935 Exposición del grupo „Abstracción-Creación“ en el Museo de Arte de Lucerna; Paalen participa junto con Paul Klee, Wassiliy Kandinsky entre otros.

1936 Exposición en la Galería Pierre en París, en la inauguración de su primer gran exposición estuvieron presentes: Picassso, Kandinsky, Léger, Max Ernst, Miró, Tanguy, Man Ray, Hans Arp, Giacometti, André Breton, Paul Éluard, por nombrar sólo los más renombardos artistas y amigos de él.

1936 Participan las obras de Paalen en la exposición „Dada Fantastic Art and Surreamism“ en el Museo of Modern Art en Nueva York.

1937 Paalen viaja por última vez en su vida a los sitios de su juventud y niñez, visita a la Silesia Bohemia, Checosolovaquía, Praga, Austria y Viena y la residencia de sus padres en Sagan.

1937 Paalen participa en la exposición de la International Artist Association en Londres y de la Sociedad de Arte de la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

1938 Último año antes de la guerra mundial en el que Paalen reside en Europa; se inaugura la Exposition International du Surréalisme en la Galería Beaux-Arts. André Breton le dedica a Paalen esta última gran exposición, la obra se exibe también en Toronto, Canadá.

1939 Paalen, su primera esposa Alice Rahon de Paalen y la amiga Eva Sulzer emprenden el viaje al Nuevo Mundo, con el fín de estudiar el arte y las culturas de la costa del Pacífico en Canadá y Alaska (Colombia Británica). Paalen, hijo de padre judío, expresa abiertamente su repudio al nacionalsocialsimo.

1939 Alice Rahon de Paalen, Eva Sulzer y Wolfgang Paalen aceptan la invitación que Frida Kahlo y Diego Rivera le hicierondurante su estancia en París, en 1938. El 7 de septiembre de 1939 deciende Wolfgang Paalen, su esposa y la amiga suiza Eva Sulzer del avión procedente del los Estados Unidos en el aeropuerto internacional de la Ciudad de México; ahi los esperan Frida Kahlo, Diego Rivera y Juan Oormann, representantes también de los artistas antifascistas mexicanos.

1940 Wolfgang Paalen y el poeta peruano César Moro preparan y organizan la Exposición Internacional del Surrelaimso en la Galería de Arte Mexicano de Inés Amor. Con esta primera exposición de la Galería de Arte Mexicano se convirtió en el lugar del arte más avanzado y tierra de libertad durante la guerra mundial.

1939 Conoce a Isabel Marín, hermana de Lupe Marín -la primera esposa de Diego Rivera-

1940 Primera exposición individual en los Estados Unidos, en la Galería Julien Levy en Nueva York

1942 Hasta 1944 Paalen publicó la revista internacional del arte moderno, proyecto sin precedente, en la Ciudad de México: DYN.

1945 Exposición individual en la Galería de Arte Mexicano y en la galería Art of Ths Century de Peggy Guggenheim (Nueva York).

1947 Paalen se divorca de Alice RahonSiquieros

1948 Inicia una nueva étapa en su vida, dejando México para establecerse con Luchita Hurtado en California, exposición individual en el Museo de Arte Moderno de San Fancisco

1951 Exposición de Paalen y su grupo Dynaton (Lee Mullican y Gordon Onslow Ford) en San Francisco

1952 Divorcio de Luchita Hurtado y regreso a París

1954 Regresó a México

1956 Exposición individual en la Galería de Arte Mexicano

1957 Wolfgang Paalen y su amante de los años cuarenta, Isabel Marín se casan.

1958 Su última exposición individual en vida, en la Galería de Antonio Souza, México.

1959 Paalen se quita la vida el 24 de septiembre en la Hacienda de San Francisco Cuadra en Taxco.

(Christian Kloyber)

Aprender de la historia: México y Austria en el siglo XX
Por Christian Kloyber

En 1938 México era el único país del mundo que seguía una política exterior ejemplar, basada en la solidaridad internacional. En marzo de ese año, de manera activa, los políticos y diplomáticos mexicanos protestaron formalmente ante el foro internacional de la Sociedad de Naciones por la anexión de Austria al Reich alemán, el llamado Anschluss . Esta protesta no sólo quedó plasmada en forma verbal y escrita, sino que México demostró su solidaridad internacional al ofrecer exilio y hogar a los refugiados austriacos, como ya lo había hecho con miles de exiliados de otros países europeos.

El exilio austriaco en México es de poca relevancia, si se toma en cuenta el número de personas, especialmente si se le compara con la cantidad de exiliados españoles o alemanes que llegaron. Los austriacos exiliados encontraron en México seguridad y un nuevo camino en sus vidas, ya sea durante algunos años o para siempre, en el caso de quienes se quedaron.
La aportación cultural de los austriacos en México en los campos de la ciencia, la investigación y la enseñanza, ha sido destacada; ellos formaron parte activa en el área de la educación superior, sobre todo en el IPN y en la UNAM.
Los inmigrantes procedentes de Austria y de Europa Central enriquecieron la investigación y la enseñanza del país. La vida en México de Trude Kurz, Ruth Deutsch de Lechuga y Marietta Blau, por nombrar sólo algunas de esas grandes científicas, muestra el destacado papel de las mujeres en el exilio. Ellas son un ejemplo de la energía con la que iniciaron un camino nuevo en un continente desconocido y del apoyo que representaron para sus familias, amigos y estudiantes. México se convirtió en su destino, a este país le dedicaron su trabajo de investigación y de enseñanza.
El reconocido historiador y etnólogo Friedrich Katz, es otro ejemplo de esos jóvenes exiliados que iniciaron su formación en México y destacaron en sus respectivos campos de especialización.
No es de admirarse que en un país de hondas y vivas raíces musicales, el papel de los músicos austriacos hubiese sido de especial importancia, no solamente en la música clásica, sino en la opereta y en el teatro musical. También se preocuparon por difundir la música contemporánea, como lo prueban los estrenos mundiales en México de las obras de Arnold Schönberg, Marcel Rubin y Ruth Schönthal. Esta última es una de las pocas compositoras de origen austriaco que ocupa un lugar importante en la música actual.
Wolfgang Paalen pertenece sin duda a los forjadores del arte contemporáneo. Como amigo cercano de André Bretón, padre del surrealismo, organizó junto con el poeta y pintor peruano César Moro la Primera Exposición Internacional del Surrealismo en México, en 1940. Paalen es considerado el coofundador del expresionismo abstracto. En 1942 inició un camino innovador con la edición de la revista mexicana de vanguardia DYN, la cual, entre 1942 y 1944, publicó ensayos teóricos sobre arte moderno, antropología, ciencias naturales, poesía y pintura. Personas reconocidas como Albert Einstein, Bertrand Russell, Henry Miller, Alfonso Caso y Miguel Covarrubias, entre otros, fueron colaboradores.
Los austriacos formaron parte del desarrollo social de México. Además de la música, participaron en la medicina y en la arquitectura. El médico Richard Volk, por ejemplo, tomó parte activa en la medicina social a través del combate de la lepra en México. Por su parte, el arquitecto Alejandro Zohn es reconocido por sus obras de interés social en Guadalajara.

WOLFGANG PAALEN
(1905-1959)
SU OBRA EN MÉXICO DE 1939 A 1959

Por Christian Kloyber

Después de la Revolución Mexicana, México se encontraba en la mirada del “avantgarde” europeo y sobre todo de los surrealistas. El padre del surrealismo, André Bretón, visitó México en 1938 invitado por Isidro Fabela, diplomático mexicano representante en la Liga de Naciones en Ginebra, Suiza; Diego Rivera y Frida Kahlo eran ya figuras conocidas en París, las fotografías de Manuel Álvarez Bravo aparecían en las publicaciones de los surrealistas.
México no sólo era la tierra a descubrir por los surrealistas europeos, sino también tierra de refugio para los perseguidos y hogar exótico para los exiliados. Entre los mexicanos más distinguidos que apoyaron a la corriente del surrealismo podemos mencionar al compositor Carlos Chávez, al fotógrafo Mauel Álvarez Bravo, a los hermanos mayores de la museógrafa Isabel Marín, originarios de Jalisco: Lupe, Jesús y Francisco Marín; a los escritores Salvador Novo y Carlos Pellicer, y naturalmente a Diego Rivera, Frida Kahlo y Rufino Tamayo.

Wolfgang Paalen, su primera esposa Alice Rahon y la amiga suiza de la pareja Paalen, Eva Sulzer, llegaron en septiembre de 1938 a la ciudad de México invitados por Diego Rivera. Los esperaban en el aeropuerto Frida Kahlo, el mismo Diego Rivera y Juan O´ Gormann, quienes representaban también a los artistas antifascistas mexicanos.

 

En París, la capital del surrealismo, Wolfgang Paalen formó parte del núcleo de artistas alrededor de André Bretón, considerado el más intelectual de los pintores y experto de las antiguas culturas de las Américas. Fue Paalen amigo de artistas tan conocidos como Max Ernst, Paul Klee, Wassiliy Kandinsky y Pablo Picasso, entre muchos otros. Paalen, nacido en 1905 en la capital del imperio austro-húngaro, Viena, creó una técnica automatizada de pintar con el humo de una vela sobre el lienzo llamada fumage. Pocas semanas antes de la ocupación de Austria por los nazis, Paalen exhibe por última vez su obra en París, en la Exposition Internationale du Surrélisme y en la galería de Reoun et Colle; después en Londres, Amsterdam, Nueva York y Toronto.

En 1939 fue tarea primordial de Paalen, y representando así el deseo de André Bretón la figura central del surrealismo, la organización de la Exposición Internacional del Surrealismo en México, junto con su amigo y poeta César Moro. Esta exposición, una de las más importantes de estos años difíciles para México y para el mundo que entraba a la segunda gran guerra, se realizó en la Galería de Arte Mexicano de Inés Amor.

La Galería de Arte Mexicano se convirtió durante unas cuantas semanas en el campo de la resistencia europea contra la dictadura del fascismo y abrió las puertas a los espíritus más creadores.En enero y febrero se exponían en México obras de los pintores más renombrados en el mundo entero introducidos por Wolfgang Paalen, quien también incluyó a los artistas Hans Arp, Victor Brauner, Manuel Álvarez Bravo, Serge Brignoni, Giorgio de Chirico, Salvador Dalí, Óscar Domínguez, Marcel Duchamp, Max Ernst, Alberto Giacometti, Frida Kahlo, Wassliy Kandinsky, Paul Klee, René Magritte, Roberto Matta, Joan Miró, Henry Moore, Meret Oppenheim, Francis Picabia, Pablo Picasso, Man Ray, Remedios Varo, Diego Rivera, Kurt Seligmann, Agustín Lazo, Carlos Mérida y Guillermo Meza, entre otros.

Wolfgang Paalen conoció poco antes de la inauguración de esta gran exposición a la hermana más joven de Lupe Marín (primera esposa de Diego Rivera), Isabel Marín. Ella apareció como la Gran Esfinge Nocturna en el evento de la inauguración. Enamorados, se separaron sus caminos después de 1947 para encontrarse otra vez en 1953, cuando se casaron y compartieron una vida comprometida con los valores y raíces del arte moderno en México.

El arte prehispánico y las revoluciones de la ciencia moderna, en diálogo con las tareas verdaderas del artista moderno, fueron la convicción de Paalen. Esta convicción y las imágenes del nuevo mundo le convencieron de separarse del surrealismo, creando un nuevo concepto del “avantgarde” americano, plasmado en su revista del arte DYN (del griego to dynatón = lo posible), revista publicada en México en francés e inglés entre los años 1942 y 1945; en el primer número, Paalen manifestaba:

Todos los tiranos desterraron al arte moderno;
tienen su razón.Pero como un estímulo vital de la imaginación, el arte moderno es un arma invaluable
en la lucha por la libertad.

El 24 de septiembre, cerca del pueblo platero de Taxco y en las afueras de la hacienda de San Francisco Cuadra, Paalen decidió quitarse la vida, y pocas semanas después su viuda Isabel Marín de Paalen recibió una carta de André Bretón que decía: Vous dire que rien jamais ne vous séparera de Wolfgang dans mon esprit et dans mon coeur .[Jamás me separaré de Wolfgang, ni en mi espíritu ni de mi corazón]
México fue para Paalen su tierra verdadera y no sólo el país que le ofreció hospedaje; con su esposa Isabel, museógrafa y fundadora del Museo de Artes Populares en Tlaquepaque, compartió su interés y cariño por la etnología y la antropología. En sus últimos meses de vida Paalen planeaba una gran exposición pictórica para el año de 1960, formando un grupo que él pensaba llamar Pintores Filomexicanos. La colección de sus obras, que él siempre llevaba consigo en su travesía por el mundo: de París a México, a San Francisco y otra vez a París y finalmente de regreso a México, pasaron a ser legado de su viuda Isabel Marín y de la Fundación Wolfgang e Isabel Paalen. Esta obra es la que él mismo consideraba de mayor importancia y que ahora se expone en el Estado natal de Isabel Marín, en Jalisco, en el Festival de Mayo, durante el mes dedicado a Austria.

| Programa general | Instituto Cultural Cabañas | Exposiciones |